Ningún te quiero sin decir

“¿A dónde iran los besos que guardamos, que no damos?
¿Dónde se va ese abrazo, si no llegas nunca a darlo?”

Son preguntas a las que yo no quiero encontrar respuesta en mi vida. Y no quiero porque no me gustaría tener que planteármelas algún día. Siempre he dicho que si quieres a alguien, debes decírselo y demostrárselo, no vale con pensar que lo sabe.

Hoy me ha venido esta reflexión porque la que creo que ya es una buena amiga, a la que he conocido mejor en el curso que hago de community manager y del que nace este blog, me recordaba a través de algunas experiencias vitales lo efímera que puede llegar a ser nuestra vida sin que seamos conscientes de ello.

Quienes me conocéis sabéis que soy optimista por naturaleza y que incluso de lo negativo trato de sacar algo bueno, aunque es cierto que hay veces en la que es imposible de encontrar, pero hay que intentarlo. Y por eso mismo siempre pienso que hay un mañana.

Sin embargo, el hecho de que creamos que ese mañana esté ahí no significa que nos dejemos llevar por el mal hábito cada vez más extendido, quizá por la aceleración cada vez mayor con la que vivimos, de dejar lo importante para luego o pensar que no es necesario decir algunas cosas porque la otra persona ya lo sabe.

Y es una mala costumbre porque considero que los “te quiero” no dichos, los “me gustas” callados, los besos sin dar o los abrazos postergados, se pierden en el tiempo y nunca más regresan. Al menos ya no serán los mismos de ese momento.

Creo que tenemos que empezar a concienciarnos de que quizá lo que parece menos importante, por considerarse sabido o porque se puede hacer luego, porque es un mero detalle, no lo es y quitarnos la costumbre que está adquiriendo la sociedad de reir poco, de pensar en llamar mañana a alguien que queremos o callar lo que sentimos.

Falta poco tiempo para que se cumplan seis años desde que murió mi abuela, de la que orgullosamente llevo su nombre y que ha sido, es y será, una de las personas más importantes de mi vida. Seis años que parece que son seis minutos, porque yo la siento y la necesito igual.

Algunos de vosotros ya sabéis que mi abuela Mercedes tuvo alzheimer, esa maldita enfermedad que borra la memoria de quien la padece y llena de impotencia el corazón de su familia. Pues si hay algo de lo que me siento orgullosa en mi vida es de que le dije “te quiero” y le dí esos besos cada vez que necesité hacerlo.

Seguí haciéndolo cuando sus recuerdos iban desapareciendo, para que siempre lo tuviera reciente en su memoria. Cuando murió, yo estaba a su lado y, minutos antes, tuvo lugar uno de los momentos más tristes y al mismo tiempo más felices que recuerdo.

Estaba ingresada, no sabía cuánto le podía quedar pero yo rechacé irme a casa como me dijo mi familia porque intuía que no era mucho y no quería que mi madre lo pasara sola. Entonces cogí su mano y, como hacía muchas veces hasta que me decía “cansina”, le pregunté “¿abuela me quieres?”.

Su respuesta fue clara. “Pues claro, ¿cómo no te voy a querer?”. Ella ya no recordaba mi nombre ni el parentesco que nos unía, pero me contestó con la más pura lógica cuando le pregunté por qué: “Porque te conozco de toda la vida”.

Poco después se marchó, al menos del plano físico, pero nunca olvidaré sus palabras que aún hoy me hacen llorar por lo mucho que la echo de menos. Sin embargo, también me reconfortan porque, sin que su mente supiera que yo era su nieta, su corazón sabía que me quería. Y me lo dijo, como yo a ella, sin esperar a que hubiera un mañana.

No dejéis de decir lo que sentís a quien queréis. Quizá si deberíamos dejar de decir otras cosas a las personas con las que nos enfadamos, porque una mala palabra o un mal gesto no importa que se pierdan.

Pero, por favor, que nunca nos tengamos que preguntar “¿a dónde irán los besos que no damos?”

 

Beso captado en París por el fotógrafo Robert Doisneau

Beso captado en París por el fotógrafo Robert Doisneau que muestra que los besos hay que darlos cuando surgen…

 

Anuncios

Acerca de Merche Camacho

Periodista y apasionada de la vida... Que sólo busca un pequeño espacio de reflexión y de fantasía en estos tiempos tan acelerados...

16 Respuestas a “Ningún te quiero sin decir

  1. Peluquería y Estética Maria Jose Valdepéñas

    Hacen falta personas como tù, cuanta razòn tienes, cuantos besos se pierden por el camino que buena lecciòn nos as dado, y como te envidio por haber disfrutado de tù abuela, yo apenas las conocì, un besazo guapa

    Me gusta

  2. Sonia Ureña

    Cuando la tristeza ahoga todos los demás sentimientos es como si dejaran de existir, es como si uno mismo se ahogase poco a poco

    Me gusta

  3. Cristóbal

    Gran post. Y gran lección para la vida.
    Precioso. Enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

  4. Otro post que me ha emocionado y hecho pensar…Gracias por tus palabras Merche!!!

    Le gusta a 1 persona

  5. Me has emocionado, y se de lo que hablas, mi madre sufre esta maldita enfermedad. No quiero ni pensar el día en que no nos conozca, uffff!!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Muchas gracias por tus reflexiones que de vez en cuando hay que pararse y decir las cosas que verdaderamente importan.

    Le gusta a 1 persona

  7. hécate novias y estilismo

    Genial!! Me has puesto el vello de punta y humedecido los ojos, algo poco habitual en mí.
    Esa experiencia la viví hace algo más de un año con mi mami. Me encantaba cogerle de la mano y acariciar su pelo rizado y blanco.
    También estuve a su lado en sus últimos momentos y pude hacerlo por última vez.
    Gracias por hacerme recordar esos dulces momentos.

    Le gusta a 1 persona

  8. Todos tus post que he leído me han emocionado, pero en este siento tantas cosas al leerlo que me es imposible explicarlas, se quedarían cortas dijese lo que dijese!!
    Un post redondo, (la música,texto y foto). felicidades!!!!!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Follow Merche Camacho on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Diccineario

Cine y palabras

RECORTES DE MI MUNDO

Otro sitio más de WordPress.com

Hoy me como el mundo

Mesas dulces para fiestas temáticas, diseño de blogs wordpress, imprimibles y más...

David Jimenez

Blog de David Jimenez

telodigosindecirlo

realidad interpretada

sinmiedosniexcusas

"La felicidad es vivir en armonía con uno mismo". Inés Canal

A %d blogueros les gusta esto: