Los sonidos del metro…

Quizá algún día volvamos a cruzarnos en un vagón de metros y me ires un instante más de lo esperado...

Quizá algún día volvamos a cruzarnos en un vagón de metro y me mires un instante más de lo esperado…          Fotografía: Merche Camacho

 

Hoy me he levantado perezosa. Tomo el metro y pienso en las caras con las que me cruzo cada día en esta ciudad de más de tres millones de personas, en la que la mayoría de ellas pasan a nuestro lado de forma anónima, casi sin rostro.

Y comienzan los sonidos del metro, ese innumerable desfile de artistas que deberían estar sobre un escenario pero a los que la crisis ha abocado a poner la banda sonora de nuestro día a día desde un anodino vagón…

Fuera, en la calle, amenaza lluvia y el otoño ya aparece sin miedo en las copas de los árboles, que desaparecen y se derraman desordenadamente por las aceras. Sin embargo, aquí abajo, en el vagón, la atmósfera es calurosa y húmeda.

Sin darme cuenta, absorta en mis pensamientos a veces excesivamente lleno de rutina, me detengo a mirar al hombre discreto, pero de intensos ojos azules, que lee un libro enfrente de mí. Quizá espero que levante la vista y nuestras miradas se crucen un instante, un instante más prolongado de lo que la sofisticada etiqueta de los vagones de metro establece.

El título del libro me es muy familiar, pienso mientras noto un aroma como a incienso y lavanda que hasta ahora no había conocido y que me hace darme cuenta de que me he detenido a observar al extraño larga y descaradamente, de forma totalmente impropia y maleducada si no fuera porque estoy mirando su reflejo en la ventanilla de vidrio, y él no se da cuenta.

De repente, el hombre del vagón parece mirarme ahora a mí también en el reflejo de los vidrios y aparto la vista de esos ojos azules con un punto de pudor. El tren llega a la estación anterior a la mía y de repente veo un papel escrito sobre mi regazo que antes no estaba.

Con curiosidad lo abro y lo leo. Sólo una línea que me encoge el alma… “No deberías mirarme tan descaradamente, aunque sea en el reflejo de la ventana. Un beso, X.”

Levanto la vista de forma apresurada, pero enfrente sólo encuentro a una mujer de unos sesenta años, vestida con una sudadera gris, el pelo mal teñido y cara de sueño. En esta estación se ha bajado mucha gente.

Mañana es sábado, y no tendré que tomar el metro. Sé que volveremos a encontrarnos algún día pero, hasta entonces, me quedo con los sonidos del metro…

Anuncios

Acerca de Merche Camacho

Periodista y apasionada de la vida... Que sólo busca un pequeño espacio de reflexión y de fantasía en estos tiempos tan acelerados...

13 Respuestas a “Los sonidos del metro…

  1. xenxey ..julian

    guauuu,,que relato mas bonito ,,,el metro tiene miles de historias diarias,historias y momentos que casi nunca paramos a ver o escuchar,,tu has sabido meterme en el metro y mirar esas miles de historias con tu relato ,,,ademas tierna y con ese punto de dulzura e ilusion… preciosa Merche me encanta.

    Le gusta a 1 persona

  2. Que bonito Merche, la mejor manera de empezar este lunes festivo!!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Cris

    Estacion de metro…. Lunes…. rutina…. pensamientos…. deseo…. miradas,… cruces….. almas… Francamente, quizas la verdadera vida de nuestra alma a traves del reflejo del cristal de la ventana del metro… miles de almas las que cogen el metro cada dia, pero siempre hay una que te invita a volar, imaginar y sentir… Sentir que somos almas , que hay otro mundo paralelo al nuestro reflejado en un cristal… y esas miradas entrecruzandose , como si todo se detuviese por un instante, pero eterno.. esa otra vida que nuestra otra alma vive a traves de un reflejo… Sensacional Merche!!! Has entremezclado los 5 sentidos en tu fantastico relato… nos has invitado a escuchar, a observar, a oler la lavanda y el incienso, a palpar la humedad del ambiente y a saborear lo imprevisible… Puro SENTIMIENTO. Gracias por envolverme en ese relato como un alma observando desde arriba dentro del vagon…. pero el del reflejo ;)👏👏👏

    Me gusta

  4. Bonito relato, me ha gustado mucho. La de miradas que nos perdemos los que vamos a trabajar en coche y por autovía…

    Le gusta a 1 persona

  5. manescan

    Esos encuentros fortuitos a los que prestamos atención cuando nuestro corazón no tiene dueño…y que se desarrollan en los entornos más cotidianos…Como siempre..consigues atraparme en tus relatos y he terminado en ese vagón, deseando que sea lunes para ver…si continúa la historia 😉
    Un abrazo! tienes mucho talento Merche…me encantas!

    Le gusta a 1 persona

  6. Que chulería de historia por llamarlo de alguna forma, para que puedas notar el entusiasmo que me he sentido al leerla. Me encanta, la foto es chulisima. Tendrá un punto y seguido? Se volverán a encontrar? Surgirá el amor?
    Otra maravilla Merche, preciosa, un abrazo fuertísimo y un besazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Follow Merche Camacho on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Diccineario

Cine y palabras

RECORTES DE MI MUNDO

Otro sitio más de WordPress.com

Hoy me como el mundo

Mesas dulces para fiestas temáticas, diseño de blogs wordpress, imprimibles y más...

David Jimenez

Blog de David Jimenez

telodigosindecirlo

realidad interpretada

sinmiedosniexcusas

"La felicidad es vivir en armonía con uno mismo". Inés Canal

A %d blogueros les gusta esto: