Yo si te creo. Te violaron.

Manada

Ilustración de Paula Boneti

Tengo una sensación muy agridulce a la hora de escribir estas líneas pero reconozco que tengo que hacerlo, que necesito chillar para que este grito no se quede atascado para siempre en mi interior.

Yo si te creo C. A tí te violaron aquellos sanfermines, convirtiendo lo que debería haber sido una fiesta de una chica joven, 18 añitos casi una cría que empieza a disfrutar de su mayoría de edad, en tu cadena perpetua sin que, además, tengas siquiera el beneficio de que sea revisable.

Cuando he empezado a escuchar el fallo, reconozco que mi corazón ha dado en primera instancia un salto de alegría al escuchar “debemos condenar y condenamos”, tanto que apenas me ha dejado entender la siguiente frase del magistrado que, en voz baja, hablaba de abuso sexual y no de agresión sexual.

No por esperada una sentencia tan suave -si, habrá quien diga que 9 años de cárcel son un infierno pero no olvidemos que llevan dos y no tienen antecedentes penales por delitos similares, lo que, unido a su buen comportamiento, les hará estar en la calle en unos meses, un año a lo sumo- es menos dolorosa.

Sí C. Hoy, como mujer, las palabras del juez se me han clavado en el alma -y eso que no voy a decir nada del que ha emitido su voto particular de absolución porque ni merece un minuto de protagonismo-.

Me has dolido tú. No te conozco, no sé como es tu rostro, pero he sentido tus lágrimas al sentirte violada por tercera vez. No sólo en aquella infausta noche de julio de 2016, sino también a finales del año pasado durante un juicio en el que a quien se cuestionó fue a tí, a quien siguieron fue a tí y en quien pusieron el foco fue a ti.

Y hoy, hermana, han vuelto a violarte. Con la ley en la mano, sí. Pero es que la ley se puede aplicar de muchas maneras y a tí un tribunal ha venido a decirte que no te violaron, que lo que tú sentiste, no era cierto. Que simplemente abusaron de tí y con 50.000 euros está pagado tu sufrimiento. Porque no olvidemos que has tratado de ser una mujer fuerte y luchadora y eso penaliza a las víctimas.

Hoy los jueves no han tenido en cuenta que lo que a tí te hicieron no fue un acoso sexual sino una agresión sexual en toda regla que, legalmente, “se trata de acceder al cuerpo de la otra persona para una actividad explicitamente sexual, sin consentimiento y mediante la violencia. Su forma más grave es la penetración, pero no la única”.

A tí C, te penetraron por donde quisieron y como quisieron sin tu consentimiento. Porque no resistirse no es acceder. Porque a todos nos han enseñado, por ejemplo, que si intentan atracarnos, entreguemos la cartera para evitar que nos puedan matar. ¿En ese caso somos cómplices, no hay robo porque no nos hemos rebelado?

C, tú hiciste lo que probablemente hubiésemos hecho muchas ante cinco tíos grandes y fuertes: cerrar los ojos y esperar a que todo acabara lo antes posible, con una actitud de derrota que no te llevara a una muerte como la de Nagore por resistirse. Tú no hiciste nada malo, tú trataste de sobrevivir a la violencia de cinco malnacidos que reían, disfrutaban y te grababan mientras te vejaban, te violaban y te humillaban. Porque ellos, carentes de una hombría real, se sentían así más hombres.

C, amiga, sé que mis palabras de poco te pueden servir ante este ensañamiento que se ha producido contigo, pero sólo me gustaría que sintieras que nosotras sí te creemos y que nosotras sí somos tu manada.

Y ellos, a quienes hoy también he visto su nombre en iniciales, sólo me queda decirles algo: José Ángel Prenda, Alfonso Cabezuelo, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero y Ángel Boza espero que C. recurra y entonces sí caiga todo el peso de la ley que merecéis por semejante salvajada, de las que os jactásteis por sentiros más viriles.

Anuncios

Trece Relatos Cortos

Interesante propuesta literaria la que plantea Eduardo Solana / M. Camacho

Los hay que pasan por tu vida sin pena ni gloria, que te conquistan desde la primera palabra, que crees que se convierten en un amor verdadero pero solo es fruto de las circunstancias en las que lo conoces… Pero también los hay que llegan a tu vida por casualidad, casi como por un juego, pero te acompañan el resto del camino porque lo que descubres en su interior te enamora y otros que simplemente pasan a ser un amor platónico difícil -que no imposible- de olvidar…

En este caso, aún estoy tratando de dilucidar en qué apartado lo catalogo, descartados ya los que suponen el paso al olvido sin dejar huella porque una marca me ha dejado: aunque solo sea la de la sorpresa de lo desconocido que en momentos difíciles te deshiela el alma y te hace sentir, hasta el punto de desbloquear tu corazón.

No sé si alguna vez habéis sentido algo similar o si es que yo soy rarita, pero las cosas que más aprecio en esta vida son las que me hacen sentir y pensar; que me llevan a amar, reír, llorar y, por qué no, enfadarme o sentirme nostálgica y me dejan pensando sobre el significado de cada palabra que he leído. No olvidemos que un autor no es lo que escribe, sino lo que siente quién le lee.

Y eso lo ha hecho Eduardo Solana con el que es su primer trabajo, un libro de relatos con el que entre otras cosas, afirma pretender superar su trisdecafobia -miedo al número 13- aunque espero que no lo haya conseguido para poder seguir saboreando una sucesión de relatos que solo tienen un hilo conductor: la intención de dejar al lector con ganas de más e, incluso, imaginando un posible final para cada historia que, partiendo de lo cotidiano se convierten en algo extraordinario.

Al margen de alguna errata -lo siento, es deformación profesional y no puedo evitar subrayarlas como hago con las mías- siempre he pensado que cuando un libro despierta en el lector la necesidad de dialogar con el autor – y en mi caso, por esa misma deformación de entrevistarlo para preguntarle sobre relatos como Carolina- es que merece la pena leerlo y recomendarlo.

Este libro, que ha endulzado -aunque algunas historias sean terroríficamente sinceras- mis noches más duras de hospital, es para mí el retrato de almas humanas que podrían ser la nuestra misma, la de alguien cercano o de aquellos a los que imaginamos desde la lejanía llegando a veces a fantasear con ellos.

Así es que os recomiendo esta obra que en alguna ocasión me ha traído al recuerdo a Jorge Luis Borges , y espero vuestras opiniones. No olvidéis el título ni a su autor: Trece Relatos Cortos, de Eduardo Solana, un nombre a tener en cuenta en la literatura contemporánea si se atreve a continuar su carrera, apostando incluso por una novela larga porque sus relatos cortos dejan con ganas de más.

Como siempre acabo con música -si últimamente Marwan me inspira-, aunque para entenderlo debéis leer el libro. Solo diré que quizá ella podría habérselo explicado de una forma similar antes de que su temperatura siguiera subiendo sin remedio….

Archivos

Follow Merche Camacho on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Diccineario

Cine y palabras

RECORTES DE MI MUNDO

Otro sitio más de WordPress.com

Hoy me como el mundo

Mesas dulces para fiestas temáticas, diseño de blogs wordpress, imprimibles y más...

David Jimenez

Blog de David Jimenez

telodigosindecirlo

realidad interpretada

sinmiedosniexcusas

"La felicidad es vivir en armonía con uno mismo". Inés Canal