Marwan y Samir: El poder de la palabra

Marwan y Samir Abu-Tahoun conquistaron al público con la palabra y la música / Fotografía de Arsenio Ruiz
Marwan y Samir conquistaron al público con la palabra y la música / Fotografía de Arsenio Ruiz

¿Jóvenes, recital poético y sábado noche son compatibles en una misma frase? Definitivamente sí -para satisfacción personal y confianza en que otro futuro es posible-, aunque sólo si la x de esa ecuación tan atípica la completan el cantautor y poeta Marwan y su hermano, “el segundo mejor escritor que hay sobre el escenario”, Samir Abu-Tahoun.

La palabra –cuyo inabarcable poder siempre he defendido-, ellos dos y una guitarra -con breves apariciones estelares- han sido el secreto de una intensa y cautivadora velada poética y literaria en el Pachamama de la que disfrutaron –e incluso acabaron pidiendo más a pesar de que se prolongó durante dos horas- las personas que, con edades tan heterogéneas que podían oscilar entre los 18 y los 65 años, colgaron el cartel de “agotado” para este recital.

Aunque Marwan es un ‘viejo conocido’ de Ciudad Real y de Pachamama, donde comenzó a venir hace 12 años cuando su nombre no se conocía igual, lo cierto es que la cita del sábado despertó una gran expectación que hizo que las localidades se acabaran a los pocos días de salir a la venta. Algo que sólo se puede entender si has asistido a alguno de los recitales o conciertos de este artista de la palabra: lo que encuentras es inesperado, pero engancha desde el minuto cero. Y esa es una sensación que se incrementa si en el cóctel se añade la presencia de Samir como ingrediente ‘secreto’.

Ya el inicio del recital fue toda una declaración de intenciones en la que se adivinó la profundidad de la temática a tratar a través de las obras de los dos artistas, la invitación a la reflexión, la llamada al sentimiento y la emoción, pero todo ello salpimentado con el humor que hace que el espectador no sufra una ‘sobrecarga’ de intensidad pero sí una ‘descarga’ de realidad que se prolonga más allá de un espectáculo que me hizo reír, emocionarme, ‘cabrearme’ pero, sobre todo, sentir.

Recital de Marwan y Samir en Pachamama
Marwan y Samir provocaron momentos mágicos en Pachamama / Fotografía de Arsenio Ruiz

Intercalando poesías y textos de ambos escritores, Samir Abu-Tahoun leyó textos de sus libros ‘Cosas que he roto’ y ‘Cómo pudo nadie dejarte escaparentre los que se encontraban algunos como ‘Determinado, libre’, ‘300.000 kilómetros/segundo’, ‘¿Jugamos a otra cosa?’, ‘El regalo de cumpleaños’, ‘General’, ‘Dejadme en paz’, ‘Tallar madera’, ‘La vida es muy corta’, ‘Cinemascope’, ‘Casualidad’, ‘Google’ o ‘Galápago’. Relatos serios y algunos con un punto “gamberro”, en los que se sumerge en temas de la vida de cualquiera, desde el paso a la madurez pasando por el amor, la conciencia social, el amor o el desengaño e, incluso, la amistad.

Por su parte, de Marwan se escucharon poemas de sus libros ‘Todos mis futuros son contigo, ‘La triste historia de tu cuerpo sobre el mío’ y Apuntes sobre mi paso por el invierno’ . Con ‘La chica del bar’, ‘Son cosas que pasan’, ‘Última hora’, ‘La historia de los amores imparables’, ‘Compañeras’ –un canto por la igualdad que reivindica el papel de la mujer y que fue muy ovacionado- o ‘Anticipación’, entre otros muchos, habló de la vida, del sufrimiento, de la inseguridad, de la indecisión, del amor… En definitiva de historias cotidianas que podrían ser las de cualquier espectador, usando la ironía pero sobre todo la pasión para que cada uno de sus versos esté lleno de pura vida y con los que ‘atrapa’, en el mejor de los sentidos, a quienes le escuchan.

Y entre tanto, humor, mucho humor, referencias a su infancia y su juventud, complicidad con un público que ya estaba en comunión con los artistas, bromas sobre un ‘presunto’ vino de Valdepeñas, las traducciones al ‘inglés de CCC’ y hasta el que podría ser el próximo hit de Marwan, “No lo subas a Youtube”, que, improvisado, acabó coreando el público.

El broche de oro lo pusieron las canciones de Marwan como Cosas pendientes, Puede ser que la conozcas –con letra de Samir-, Desde que duermes junto a mi y hasta un avance exclusivo La ecuación, un tema desgarrador y magnífico que incluirá en su próximo disco, para cerrar con una canción que estrenó en Pachamama en Ciudad Real y que ha llegado a ser coreada por 7.000 almas en el Luna Park de Buenos Aires, ‘Un día de estos’.

Marwan y Samir. Samir y Marwan. Gracias por demostrar que el poder de la palabra está más vivo que nunca. Sólo hay que saber transmitirla.

 

PD: Gracias Prado por descubrírmelos, ha sido un gran regalo. Ahora sólo falta que podamos compartir un recital o un concierto juntas… ¡Me lo debes nena ;-)!

 

 

No, no me vale

img_cj3va3

Facebook me acaba de preguntar qué estoy pensando… Estoy pensando que no me vale. No. El asesino que acabó con la vida de dos mujeres en Daimiel culpa a la víctima de lo ocurrido porque le estaba arruinando y estalló. Definitivamente, no me vale.
No vale culpar a las víctimas de su propio asesinato. Solo hay un culpable y es el asesino. Me da igual lo que ocurriera en la relación porque tengo muy claro que siempre hay otra salida y que, de hecho, la violencia no lo es.
Y pienso que en estos días los vecinos no dejan de repetir en el pueblo que él era un “cacho de pan”. No señores, los cachos de pan no matan. Tampoco me vale.
Hablan de si ella, forastera en el pueblo, le estaba “sacando” el dinero, de que si siempre estaban de vacaciones… Pero no mencionan que él también disfrutaba de esas vacaciones y también olvidan que el dinero que ella hubiera podido obtener no ha sido a punta de cuchillo, la forma en la que su marido -sí, aquel del que llevaba su nombre tatuado en un hombro- se ha cobrado las deudas. Claro que ahora el deudor eterno es él porque una vida es imposible de pagar y la de dos, menos.
Me pregunta Facebook qué pienso. Pienso que basta ya. Si es doloroso ver como les arrebatan su vida a las mujeres que no dejan de engrosar una sangrienta y vergonzante lista, no lo es menos ver cómo algunos hombres y mujeres justifican este horrible crimen -sin decirlo abiertamente, claro, porque saben que no estaría bien visto y no porque no lo piensen- porque eso solo pone de manifiesto el interminable camino que nos queda por recorrer.
Yo no conocía a Ana Belén, pero no me hace falta. Ella tenía todos los condicionantes para acabar siendo revictimizada y culpada de su propio asesinato porque, además de ser mujer y ya se sabe que muchas somos muy malas, había tenido hijas de relaciones anteriores, era la forastera del pueblo y era más joven que él, una cazafortunas atraída por el dinero que el pudiera acumular.
Hoy, hay quien a Ana Belén no se le perdonan esos ‘delitos’ mientras se envían whatsapp en los que se suaviza o se justifica la actuación de un asesino porque el ‘pobrecito’ no pudo aguantar más, estalló debido a lo que ella le estaba haciendo.  No, no me vale.
Y mientras, si lo defiendes, si defiendes que no se está haciendo suficiente para prevenir la violencia de género, que nos están matando y que el machismo se está extendiendo de nuevo a una velocidad pasmosa entre los jóvenes, chicos y chicas, eres una feminazi.
No señores, y señoras porque también las hay machistas aunque pueda parecer una incongruencia, no intenten manipular a su interés y desacreditar a l@s feministas que luchamos por la igualdad real y por la erradicación de este tipo de violencia. Porque esa igualdad es el único motor que nos mueve -sí me declaro feminista, como no podía ser de otra manera- y nada tiene que ver con lo que muchos, quizá asustados ante la perdida de privilegios que conllevaría, intentan extender de que es lo contrario al machismo.
Ya de partida hay una diferencia importante: el machismo mata, el feminismo no -supongo que en este punto ya habrá quien tenga cargados los argumentos de los hombres muertos a manos de mujeres o de las denuncias falsas, pero sólo hay que tener voluntad de informarse-.
A diario se bombardea con ciertos mensajes que se pretende que calen y que son inciertos como que l@s feministas odiamos a los hombres. Pero l@s feministas no odiamos a los hombres. Yo sólo puedo decir que adoro a mi padre, a mi marido, a mi hermano y a mi hijo, que son hombres. Y quiero profundamente a mis amigos, hombres también.
L@s feministassino que somos conscientes de que los hombres tienen que ser nuestros aliados y nuestros cómplices. Yo , por suerte, estoy rodeada de muchos hombres que lo son y que lo demuestran también en este caso. Porque tampoco les vale.
No nos debe valer a ninguno si queremos un futuro mejor. Ningún feminicidio nos vale. Ni siquiera porque el pobre asesino de Daimiel ‘estallara’. Ojalá se deje de entender cualquier justificación a estos crímenes. Sólo así estaremos realmente preparados para avanzar y dejaremos de ser un mundo enfermo.

Las mujeres somos compañeras. Iguales.

Archivos

Follow Merche Camacho on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Diccineario

Cine y palabras

RECORTES DE MI MUNDO

Otro sitio más de WordPress.com

Hoy me como el mundo

Mesas dulces para fiestas temáticas, diseño de blogs wordpress, imprimibles y más...

David Jimenez

Blog de David Jimenez

telodigosindecirlo

realidad interpretada

sinmiedosniexcusas

"La felicidad es vivir en armonía con uno mismo". Inés Canal